AULA VIRTUAL
CONSULTA MATRÍCULA

NOTICIAS

A finales del siglo XX, el mal de las vacas locas hizo que aparecieran chistes con los que los ciudadanos exorcizaron su creciente miedo a la comida. Fue el caso, por ejemplo, de la portada que la revista satírica El Jueves dedicó a una vaca a la que interrogaban esposada en un calabozo dos policías. “A ver: ¿qué estuvo usted comiendo el 2 de marzo del 97?”, le preguntaba uno de ellos a la vaca. “Jo… ¡Además de locas, sordas!”, añadía el otro. Desde entonces, es como si la opinión pública se hubiera acostumbrado –o resignado– a...